Para ser cristiano no hace falta cambiar ningún hábito. La salvación es gratuita, por fe en el sacrificio que hizo Jesucristo en la cruz del Calvario. Soporte bíblico: Efesios 2:8,9

Dios dice que solo hay dos (2) lugares donde se puede ir luego de la muerte: a una eternidad CON Dios o VIDA ETERNA; o a una eternidad SIN Dios o MUERTE ETERNA. También se le conoce como CIELO e INFIERNO.
Soporte bíblico: Juan 3:16-19

La Biblia enseña que el bautismo es un acto voluntario de cada persona, o sea que debe hacerse conscientemente a través de una decisión personal. Los niños recién nacidos no tienen la capacidad de entender lo bueno ni lo malo, o sobre lo que es el pecado y la santidad. Dios no puede jugar ni castigar a un inocente.

El Bautismo representa el arrepentimiento del pecador, su muerte al pecado y u nacimiento a una nueva vida.
Soporte bíblico: Marcos 1:4

No. La salvación es individual. Cada quien debe tomar una decisión consciente de arrepentimiento de pecados y de aceptar el perdón que Jesús dio en la Cruz del Calvario.
Soporte bíblico: Romanos 10:9,10

Dios enseña en Su Palabra que la Salvación –ir al cielo- es exclusivamente para quienes hayan puesto su confianza de perdón de sus pecados en el sacrificio de Jesucristo en la Cruz del Calvario y le hayan confesado. Las obras buenas no dan acceso al cielo. Las buenas obras fueron predispuestas por Dios para que las hagamos, pero no para ganar el cielo.
Soporte bíblico: Efesios 10, Isaías

De hecho el cielo no es para los buenos sino para los perfectos. Ya que solo pueden entrar en él quienes no hayan cometido ningún pecado. Las Santas Escrituras dicen que “Todos hemos pecado”, esto nos descalifica a todos de poder ir al cielo. La Biblia también dice que nadie “es bueno” comparados con Dios, no tenemos derecho de ir al cielo.

Sin embargo, la Buena Noticia es que Jesús nos regala el cielo porque él ya pagó el precio en la Cruz del Calvario. Gracias a su sacrificio, podemos ir al cielo, gratuitamente. Aceptando su sacrificio aceptamos su perdón, y al ser perdonados nuestros pecados son borrados.